Blog >

accesibilidad web

Accesibilidad Web: diseñar para todos


La transformación digital debe estar al alcance de todos sin importar sus limitaciones. Para conseguirlo, la accesibilidad web juega un papel fundamental, ya que permite crear contenidos online utilizables sin importar las capacidades físicas o psicológicas de las personas.
En este escenario entra en juego lo que se llama experiencia de usuario. Un factor determinante hoy día para diseñar páginas. Consiste en mejorar el uso de servicios y productos para crear una percepción positiva durante el uso. Mediante la accesibilidad web es posible crear contenidos más satisfactorios para todos.

¿Qué es la accesibilidad web?

El objetivo de la accesibilidad web es que el mayor número posible de personas puedan utilizar una web. Más allá de sus capacidades físicas o psicológicas, sus conocimientos y de las tecnologías que se usan para acceder a esta.

El desarrollo de un sitio accesible debe considerar a los usuarios que van a operar en él. Se tiene en cuenta también que puedan acceder desde distintos dispositivos, desde un smartphone de última generación hasta uno con varios años de antigüedad. 

La accesibilidad también debe tener en cuenta que un sitio puede ser visitado desde cualquier conexión. Rápidas, lentas o condicionadas por el uso que se está haciendo del dispositivo en ese momento. Es lo que se conoce como contextos de uso.

Un sitio accesible no tiene limitaciones para ser considerado como tal. No suele suponer un esfuerzo extra a la hora de diseñarlo. Consiste en incorporar una serie de herramientas adicionales a las habituales. 

La web está presente en todos los aspectos de nuestra vida. Las personas con discapacidad deben poder realizar con autonomía las mismas acciones que el resto realizan cuando navegan. Esto se consigue gracias a la accesibilidad web.
Para lograrla, en el proceso de creación de webs accesibles se ven implicados los siguientes profesionales:

  • Desarrolladores, webmasters y diseñadores. Se encargan de cumplir las pautas para la accesibilidad del contenido. 
  • Desarrolladores de programas para autores. Desarrollan las herramientas para que el grupo anterior pueda hacer webs accesibles.
  • Desarrolladores de navegadores. Integran las funcionalidades necesarias para facilitar la experiencia a personas con discapacidad.
  • Creadores de contenidos. Moldean la información para que sea asimilable para el mayor número de usuarios.

Pautas para la accesibilidad web

Existen una serie de indicaciones a seguir para la creación de un site accesible. La mayoría de las recomendaciones apuntan a los mismos elementos en este sentido:

  • Alternativas al texto. Incorporar elementos como vídeos o audio a un contenido facilita el acceso al mismo para personas con discapacidad visual.
  • Contenido alternativo. Los vídeos o archivos de sonido deben acompañarse de subtítulos, descripciones, lengua de signos, etc., para las personas con discapacidad auditiva. 
  • Contenido adaptable. La información del sitio debe aparecer con distintos formatos sin perder datos en ninguna de sus formas.
  • Contenido distinguible. Todos los elementos deben ser fáciles de identificar. De ahí que la mayoría de webs opten por textos en negro sobre fondo blanco.
  • Contenido accesible. Implementar funcionalidades web accesibles mediante comandos del teclado para personas invidentes.
  • Evitar imágenes que parpadean. Con el objetivo de que personas fotosensibles no sufran ataques epilépticos.
  • Legibilidad. Textos fácilmente leíbles tanto desde el punto de vista gráfico como desde su redacción.
  • Tiempo. Dejar un margen suficiente para que los usuarios puedan leer e interactuar con el contenido y elementos de navegación.
  • Pantallas de error. Hay que dejar claro qué tipo de error se ha producido y por qué cuando ocurran. 
  • Compatibilidad. Los sitios web deben ser accesibles desde la mayor cantidad de dispositivos y navegadores posibles. 
  • Navegabilidad. Consiste en ayudar a los usuarios a encontrar el contenido. Desarrollamos en profundidad este punto a continuación.

Navegabilidad

La experiencia de usuario debe ser lo más satisfactoria posible. Deben ser capaces de encontrar, sin ayuda, aquello que buscan dentro de un site. Así, la navegabilidad de una página es fundamental tanto para personas con discapacidad como para aquellas que no la tienen.

Al terminar de consumir un contenido en una web, el visitante debe encontrar alternativas para seguir en la misma. Ofrecer múltiples enlaces en cada página de forma atractiva, no solo mejora la experiencia de usuario, también favorece el posicionamiento en buscadores. Estos entienden que la navegación ha sido productiva. 

Ofrecer estas opciones ayuda a mejorar su percepción sobre el contenido. Además, así nunca se sienten atrapados en la web.

También hay que ayudar a los visitantes a encontrar el contenido y a ubicarse dentro de la web. Esto se realiza a través de breadcrumbs o rutas de navegación. El usuario no solamente sabe dónde está en todo momento, sino que también puede volver atrás fácilmente. 

Botones de navegación

Los botones de navegación también juegan un papel vital en la accesibilidad web. Es fundamental hacer que estos parezcan clicables a ojos de los usuarios. La forma rectangular (también con bordes redondeados) es familiar para la mayoría, por lo que es una buena práctica hacerlos de esta forma.

Otra forma sutil de indicar que hay más información detrás de un botón es mediante luces y sombras. Gracias a estas características, la acción que se ejecuta tras el clic es predecible durante la navegación.

Los botones deben ser consistentes a lo largo del sitio. Es decir, deben tener las mismas características y textos en todas las páginas para dar una continuidad con la que el usuario se sienta cómodo. 

En lo referente a los textos incluidos en su interior, deben ser verbos de acción. La información de los botones tiene que ser clara y concisa, que no de margen al error. 

El lugar en el que se colocan también responde a motivos de navegabilidad, no se deja al azar. Hay que disponerlos siguiendo las expectativas de los usuarios, es decir, según lo que estén acostumbrados. Esta elección se hace respetando el flujo de lectura, guiándonos hacia los botones

El orden tiene que ser lógico e intuitivo. Así, no tiene sentido poner la opción de “rechazar” a la izquierda de “aceptar”, ni una flecha de “continuar” a la izquierda de una presentación de imágenes.

Mapas de calor

Los mapas de calor son un recurso muy útil a la hora de hacer una web navegable. Es una herramienta que analiza las zonas de un site que más atención e interacciones atraen. Muestra los resultados con códigos de colores cálidos para las áreas más consultadas y un código de color frío para las que menos atención han tenido.

Aquello que se detecta como más interesante para los usuarios en un mapa de calor se denomina punto caliente o hotspot. Estos proporcionan información que, de otra forma, era muy difícil de medir para mejorar la experiencia de usuario. 
Esta herramienta debe complementarse con otras para hacer un análisis preciso. Así, se detecta qué partes funcionan mejor y cuáles peor. La meta es comprender el comportamiento de los usuarios para hacer una web más navegable.

¿Cómo se mide?

El World Wide Web Consortium (W3C) es el organismo encargado de definirlo. A través del grupo WAI (Iniciativa para la Accesibilidad Web), establece recomendaciones y estándares para las tecnologías que dan soporte a la web. 

Desde que en 1999 publicaran su primera versión de Directrices para la Accesibilidad del Contenido Web (WCAG), llevan realizando esta labor. Esta guía se actualiza periódicamente y promueve hacer contenidos accesibles para personas con discapacidades. 

Este organismo establece tres niveles de adecuación de los sitios webs, ordenados de menor a mayor:

  • Nivel A. 
  • Nivel AA.
  • Nivel AAA. 

Estas distinciones son otorgadas por empresas externas tras realizar una auditoría del sitio. El nivel de cumplimiento de los estándares de la W3C queda así certificado oficialmente.

Barreras en la accesibilidad web

Los obstáculos que impiden la accesibilidad de una web son llamados barreras. Los más conocidos son los captcha que, si bien muchas veces pueden ser audiodescritos, dificultan la navegación para personas invidentes. Normalmente, esta alternativa suele ser poco comprensible. 

Una barrera muy común para las personas con discapacidad visual son las imágenes. Es muy importante que estas contengan una etiqueta “alt” en la que se describe lo que se ve. Así, esta puede ser leída por los sintetizadores de voz que muchas de estas personas utilizan para visitar la web.

Por esta misma razón es recomendable no usar abreviaturas en los textos. Los programas que leen estos textos tienden a pronunciarlas mal, confundiendo así al usuario que usa este software
En lo que se refiere al vídeo, es importante usar subtítulos. No solamente se hace el contenido accesible a personas con discapacidad auditiva, también a personas que lo consultan desde entornos ruidosos como, por ejemplo, un autobús.

Accesibilidad web: el usuario, primero

La experiencia de usuario es un factor clave en el diseño de páginas web. Hacer un site comprensible y navegable sin importar las capacidades de las personas ni el dispositivo desde el que acceden es vital hoy día. La accesibilidad web marca el camino para conseguirlo.

Así, la disposición de elementos en una página no es aleatoria. Antes se han realizado análisis mediante mapas de calor y otras herramientas para determinar su composición final, que debe seguir un orden intuitivo y lógico. El usuario manda y, sin saberlo, da información sobre lo que funciona y lo que no lo hace.

 Y como siempre, si quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo aquí o enviando un email a info@kabel.es. También podéis seguirnos en Twitter y LinkedIn

Suscríbete a nuestra newsletter para enterarte de las novedades más Geek

Newsletter Banner
RGPD

Contenido Relacionado