El diseño 3D en la industria 4.0
9 junio, 2020
La creatividad de las máquinas
16 junio, 2020

Cuando imaginas cómo ‘se ve’ la Inteligencia Artificial (IA), podrías estar pensando en una conciencia sintética desarrollada por los humanos… como en las películas de ciencia ficción.

Pero como ya os hemos dicho en más ocasiones, la Inteligencia Artificial es simplemente un sistema que puede realizar tareas que normalmente requieren de la inteligencia humana. Estas incluyen la resolución de problemas, el reconocimiento de emociones, e incluso el diagnóstico de enfermedades.

Y cómo no, como un apoyo fantástico a los departamentos de Marketing Digital de las empresas.

El uso de la IA en Marketing es una excelente forma de sacar el mejor provecho a la tecnología para mejorar el customer journey. También se puede utilizar para impulsar el retorno de la inversión (ROI) de las campañas de marketing. Esto se logra mediante el uso de grandes análisis de datos, machine learning y otros procesos para obtener una visión de su público objetivo. Con esta información, se pueden crear puntos de contacto con el cliente más eficaces. Da igual que se trate de una campaña de email marketing o una acción de atención al cliente, la Inteligencia Artificial elimina gran parte de las conjeturas que implican las interacciones con los clientes.

En una escala mayor, puede ser usada para automatizar procesos que antes dependían de los humanos. La generación de contenido, los anuncios PPC, e incluso el diseño web gracias a la visión por computador, son ya posibles usos de la IA en Marketing.

La Inteligencia Artificial y el Marketing Digital

En el mundo del Marketing Digital, la Inteligencia Artificial puede racionalizar y optimizar las campañas de Marketing, minimiza los errores humanos. Mientras que gran parte del mundo del Marketing Digital sigue dependiendo del ingenio humano, unas buenas herramientas basadas en IA pueden ser capaces de generar un informe usando nada más que datos y la objetividad que estos dan. Sin embargo, para conectarse realmente con sus clientes, y para un análisis más subjetivo y empático es imprescindible el toque humano.

La empatía, la compasión y la narración de historias son atributos que las máquinas no pueden emular, al menos no todavía. Al final del día, la IA no está limitada por las limitaciones humanas. Si la Ley de Moore se mantiene firme por un tiempo, no se sabe qué podrá hacer la IA en un futuro próximo.

Mientras tanto, aquí están algunas de las innovaciones que podrían afectar al sector cuando la Inteligencia Artificial gane más peso.

Generación y curación de contenido

En la actualidad, el Marketing de Contenidos se ha convertido en una industria global. Es tan frecuente que algunos se refieren a ella como el único tipo de Marketing.

La IA tiene el potencial de curar y generar contenido, y luego colocarlo frente a las personas adecuadas en las plataformas correctas. Esta tecnología ya está automatizando la generación de contenido a nivel básico, pero eventualmente, la IA podría generar temas viables para los escritores, o incluso desarrollar borradores iniciales de contenido basados en ciertos parámetros.

Como ejemplo, Microsoft ha sustituido a 50 periodistas por una Inteligencia Artificial que trabajan en MSN.com en su tarea de curación de contenidos, aunque parece que todavía hay que ‘afinarla’ un poquito.

En cuanto a la estrategia, la IA tiene el potencial de ayudar a los profesionales de Marketing a crear una estrategia de contenido end to end. Algunas herramientas ya ofrecen esta característica, con lo que presiento que también será capaz, muy pronto, de generar informes completos sobre iniciativas de contenido, con poca o ninguna intervención humana.

Campañas de publicidad mejoradas gracias a la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial también seguirá cambiando la forma en que los negocios se anuncian. De hecho, las estrategias de publicidad digital actuales serían imposibles sin una forma rudimentaria de IA. Incluso los ‘ads’ pueden ser impulsados por sistemas de entrega basados en la IA.

Estos sistemas operan de forma autónoma, colocando los tipos de anuncios correctos frente a los tipos de personas correctas basados en algoritmos complejos y BigData. Esto es lo que se conoce como ‘publicidad programática’.

No hace mucho tiempo, el desarrollo de anuncios era sobre todo un esfuerzo creativo. Aún lo es, pero las empresas deben mirar más allá de la creatividad si quieren que sus anuncios sean efectivos. Hoy en día, se trata de apuntar y entregar el mensaje correcto. Ser francotiradores.

Los consumidores, tanto en el B2B como en el B2C se ven abrumados cada día por una ingente cantidad de anuncios. La mayoría de ellos son irrelevantes, por lo que simplemente cierran la ventana o pasan a su siguiente tarea. Cuando esto sucede, los anunciantes pierden dinero.

Con la IA, las empresas pueden optimizar su retorno de la inversión colocando solamente anuncios frente a los espectadores relevantes. Los anuncios pueden ser comprados automáticamente, y luego personalizados a escala. Muchos anunciantes ya están usando esta tecnología.

Chatbots

Si hay un tipo de IA que en las empresas ven como un cambio en las reglas del juego, estos son los chatbots. Los chatbots ya están en numerosos sitios web, ya que se destacan por responder a las preguntas más frecuentes de los clientes.

La fascinación clave de éstos es el impacto que pueden tener en la experiencia del cliente. Para algunas empresas, no hay suficientes empleados u horas en el día para responder rápidamente a las preguntas de los clientes. Los chatbots permiten a los clientes ayudarse a sí mismos.

Sin embargo, hay una manera correcta y una manera incorrecta de utilizarlos. Esta tecnología nunca debería tener la última palabra en cuanto a una queja del cliente. También debería ser fácil para un cliente hablar con un humano si lo prefiere.

El verdadero potencial reside en los chatbots inteligentes, a diferencia de los simples que ves regularmente ahora. Estos son sistemas alimentados por la IA que se comunican con los humanos usando respuestas generadas originalmente en tiempo real.

En el futuro, no nos extrañará ver estos últimos participando en la prospección de ventas, la generación de clientes potenciales y llevando por completo el departamento de atención al cliente.

Análisis del comportamiento y análisis predictivo

Cada vez más empresas están, o contratando profesionales como científicos de datos y programadores para sus departamentos de marketing o apoyándose en empresas externas especializadas en estas áreas, porque sin duda sus habilidades pronto serán la columna vertebral de la mayoría de las campañas de Marketing.

Internet es como un laboratorio gigante de ciencias del comportamiento, pero hay tantos conjuntos de datos que los humanos por sí solos no pueden esperar analizarlos todos. Ahí es donde la IA entra en juego.

Usando el aprendizaje automático y el análisis de grandes datos, la IA es capaz de proporcionar a las empresas un profundo conocimiento y comprensión de sus clientes. No sólo los negocios serán capaces de hiperpersonalizar las interacciones, sino que que también serán capaces de predecir el futuro comportamiento de los clientes basado en los datos recogidos.

 

Las empresas están invirtiendo mucho dinero en Inteligencia Artificial. A medida que ocurran más casos de uso de la IA, descubriremos las formas más y menos efectivas de aplicar esta tecnología en las áreas de Marketing. Estaremos atentos.

 

Si queréis poneros en contacto con nosotros, podéis hacerlo en info@kabel.es
También podéis seguirnos en Twitter, LinkedIn, Facebook

 

Licencia de Creative CommonsEste obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

 

Compártelo: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER