La Inteligencia Artificial, el gran aliado para encontrar la vacuna contra la Covid19

La Covid19 es el nuevo Proyecto Manhattan y la Inteligencia Artificial se ha convertido en actor destacado de éste.

La investigación de la Covid 19 ha creado rápidamente cantidades ingentes de datos que están disponibles públicamente y cuyas fuentes son Gobiernos y sus Ministerios, empresas farmacéuticas, laboratorios de investigación, y universidades, entre otros, y como todos sabéis, no paran de generarse más y más.

Por ejemplo, el Covid19 Open Research Dataset, Cord19, creado por el Instituto Allen para la Inteligencia Artificial en colaboración con agencias gubernamentales, universidades y socios del sector farmacéutico, comenzó con 13.000 artículos aportados por los distintos miembros. A los dos meses ya había más de 130.000 artículos. Algo impensable en el pasado, donde este tipo de información tarda normalmente años en ser recopilada y que, además, ahora es una información que se agrega y cura. Otro ejemplo a tener en cuenta es el C3.ai Digital Transformation Institute, que publicó su Covid Data Lake v2 en el mes de mayo.

 

Cuestiones especiales de privacidad y datos de Covid-19

Como la atención se centra en la extracción de datos relacionados con la pandemia, la privacidad está muy presente.

El rastreo de contactos es un área en el que las prioridades son contrapuestas y el falso dilema salud-privacidad está sobre la mesa. Por ejemplo, la aplicación lanzada en Suiza, SwissCovid, es una aplicación descentralizada de rastreo DP-3T que utiliza las APIs de Google y Apple.

Los desarrolladores se enfrentan a problemas de privacidad de diferente tipo. La aplicación utiliza Bluetooth encriptada que permite a los teléfonos inteligentes comunicarse de forma anónima entre ellos. La información de contacto se almacena en los propios terminales en lugar de hacerlo en servidores. Si alguien da positivo, las personas con las que estuvo en contacto cercano durante los días previos recibirán una notificación con información sobre aislamiento, y pruebas a realizar.

Pese a ello, no todos los usuarios están convencidos de que sea suficiente y, por ejemplo, en Reino Unido se han comprometido a desarrollar su propia app sin utilizar las APIs de Apple y Google. Pero, en cualquier caso, el proceso de notificar a un usuario el riesgo de ser contagiado debido al contacto social tampoco puede ser supervisado por personas, ya que el proceso ha de ser confidencial y automatizado.

En el caso de nuestro país… en La Gomera es una hora menos. Poco más os puedo decir.

Aquí también es importante el papel de la Inteligencia Artificial realizando los cálculos necesarios y procesando las alertas procesables y confidenciales.

Aprovechar la Inteligencia Artificial

La ingente cantidad de datos y la creación de sistemas en los que la privacidad sea un objetivo prioritario hace que el desarrollo y la investigación se ralenticen. Pero el equivalente de la Inteligencia Artificial a la potencia de computación y la capacidad de que sólo las máquinas y personal autorizado ‘vean’ los datos confidenciales, hace que el sistema llegue más lejos y de forma mucho más eficiente.

OpenAI nos deja un dato impresionante: la potencia de computación de la Inteligencia Artificial ha ido aumentando exponencialmente duplicándose ésta ¡cada 3, 4 meses!

Para que os hagáis una idea, el Covid19 High Performance Computing Consortium (HPPC) creado por el Gobierno de Estados Unidos en marzo, tiene 600 petaflops de almacenamiento y CPU de 6.8M núcleos. Según nos indica la web, ‘un científico/investigador puede realizar cálculos relacionados con bioinformática, epidemiología y modelado molecular para derivar respuestas a preguntas complejas sobre la Covid19 en horas o días frente a semanas o meses’.

Los proyectos de Inteligencia Artificial no necesitan depender de petaflops de potencia de computación, pero la cantidad de opciones es crítica para la innovación.

 

Dónde encajan las personas con la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial es un deporte de equipo. Mientras que la IA reduce la complejidad y el trabajo humano en la minería de datos, se necesitan muchos humanos para supervisar análisis y pruebas, hacer informes y tomar decisiones. De hecho, si os fijáis, en todos los campos de la ciencia, hay tendencia a ver científicos con equipos multidisciplinares complementándose en lugar de la imagen de científico solitario de antaño.

Estos equipos diversos y multidisciplinares ven el problema desde diferentes puntos de vista y expertise, eliminando o reduciendo puntos ciegos y logrando una más rápida resolución. La Inteligencia Artificial será un miembro más del equipo.

A medida que la lucha contra la Covid19 continúe, además de otros desafíos sociales y empresariales, nos daremos cuenta del verdadero poder de la Inteligencia Artificial en cuanto la integremos en, como decía antes, nuestros equipos humanos multidisciplinares, tal y como han hecho en la Kellog School of Management, donde forma parte de un equipo con psicólogos, informáticos y científicos de datos. Su función es la de aplicar análisis de textos de deep learning para estimar la fiabilidad de los resultados de un trabajo científico, algo que aplicarán luego para determinar la investigación más prometedora para la Covid19. Dado el gran volumen de investigaciones sobre la Covid que abarca el rastreo de contactos, diagnósticos, tratamientos, y vacunas, es difícil determinar qué trabajos tienen mayor fiabilidad con diferentes muestras y métodos. Así que este proyecto de la Kellog intenta aprovechar la Inteligencia Artificial para reducir las posibilidades de que los investigadores se metan en un callejón sin salida. En la carrera por curar la Covid19, su modelo de Inteligencia Artificial puede evaluar rápidamente qué aguja del pajar es la más afilada. Estaremos atentos.

 

 

Si queréis poneros en contacto con nosotros, podéis hacerlo en info@kabel.es
También podéis seguirnos en Twitter, LinkedIn, Facebook

 

Licencia de Creative CommonsEste obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Deja un comentario