Global Summit for Insurance Innovation
25 octubre, 2021
¿Cómo puedo sacar partido a Power BI usando Python?
29 octubre, 2021

Ser miembro de un Consejo de Administración es un trabajo duro, pregúntele a cualquiera que lo haya sido alguna vez. Los Consejeros de la empresa tienen que entender la naturaleza del negocio, revisar los documentos, entablar conversaciones significativas el equipo directivo y dar su opinión sin dejar de mantener relaciones positivas éstos. Todas estas cosas son difíciles de equilibrar. Pero, normalmente, los Consejos no tienen que involucrarse en proyectos operativos individuales, especialmente los técnicos. De hecho, la mayoría de los Consejos de Administración tienen muy pocos miembros que se sientan cómodos con la tecnología avanzada, y esto generalmente tiene poco impacto en la empresa.

Esto está a punto de cambiar, gracias al Machine Learning y la Inteligencia Artificial ya que la mayoría de los responsables de tecnología tienen claro que empezarán a lanzar proyectos basados en Inteligencia Artificial durante los próximos años y, como argumento, un informe de hace unos meses, publicado por NewVantage Partners, en el que el 75% de las empresas citó el miedo a la disrupción de los competidores digitales impulsados por los datos como la principal razón por la que están invirtiendo.

Las preguntas que van a tener que hacerse los Consejos de Administración son similares a las que se harían ante cualquier inversión para aprovechar una gran oportunidad que se pueda presentar: ¿por qué estamos gastando todo este dinero? ¿Cuál es el beneficio económico? ¿Cómo afecta a nuestra gente y a nuestra competitividad a largo plazo?

Para responder a estas preguntas se necesita experiencia en tecnología y una clara orientación a negocio. Pero no se puede añadir un experto en tecnología al consejo y contar con él para que el resto del consejo esté al día, ya que, en el mejor de los casos, es un paso útil a medias. Depender de un solo técnico no sustituye a tener un consejo completo que domine al menos una comprensión básica de la Inteligencia Artificial y su potencial disruptivo.

El nivel de comodidad de cada junta directiva va a variar en función del sector. Los fabricantes entienden bien cómo los robots pueden liberar a las personas para que realicen un trabajo de más alto nivel asumiendo trabajos repetitivos y potencialmente peligrosos. Hospitales y compañías de Seguros de Salud están empezando a desplegar ampliamente la IA, pero los grandes éxitos están siendo esquivos. Por el contrario, el negocio de los servicios financieros está listo para ser asaltado por la IA de forma masiva. Las entidades crediticias disponen de cantidades ingentes de datos y del potencial para liberar miles de millones de flujo de caja mediante la búsqueda de nuevas eficiencias a través de aplicaciones que, por ejemplo, ayuden a los departamentos de riesgos a tomar decisiones de préstamo más inteligentes y a crear nuevas oportunidades de ingresos ofreciendo a los clientes productos mejores y adaptados, de verdad, a sus necesidades.

Dicho esto, aquí os dejo cuatro puntos de referencia que los miembros de los Consejos de Administración de cualquier sector pueden utilizar para orientarse cuando inicien el viaje:

  • Son matemáticas, no magia. Los Consejos de Administración no deben sentirse intimidados por la Inteligencia Artificial. Los miembros no necesitan tener títulos en ingeniería informática para entender la tecnología que hay detrás de la IA, al igual que no necesitan ser contables para entender el balance de la empresa. Cualquier buen uso del Machine Learning o la Inteligencia Artificial va a ser una consecuencia de lo que la empresa ya está haciendo. Esto no es una especie de Dios-IA que todo lo sabe. Mantener esta perspectiva en primer plano y adquirir una comprensión básica de la IA ayudará a los Consejeros a decidir mejor cómo dirigir el uso de la IA.

 

  • Los proyectos de IA bien dirigidos deben ser fácilmente comprensibles. A la hora de evaluar si un proyecto es adecuado para la empresa, los Consejos deben sentirse lo suficientemente seguros como para decir cuándo algo no tiene sentido. Los proyectos de este tipo mejor gestionados deben poder explicarse de forma sencilla. Debe quedar claro cómo se verán afectados grupos reales de personas, ya sean empleados, clientes o directivos. Si un proveedor o un equipo interno no pueden explicar cómo funciona un proyecto de IA, puede que no sea el más adecuado para su empresa. Esto no es exclusivo de la Inteligencia Artificial.

 

  • No hace falta ser rimbombante para obtener valor de los datos. Con demasiada frecuencia, las empresas asumen que para sacar el máximo provecho de la IA tienen que ser como Facebook o Google y extraer hasta el último dato que puedan encontrar. Pero, por lo general, no es necesario ese nivel de datos. No nos volvamos locos. La mayoría de las empresas ya cuentan con un montón de datos bastante banales que están llenos de señales y conocimientos que pueden ser desbloqueados utilizando Machine Learning.

 

  • La Inteligencia Artificial es un gasto operativo, no una inversión de capital. Si el plan de la dirección para subirse al carro de la IA gira en torno a una gran inversión única, lo más probable es que se esté equivocando. La IA tiene el potencial de mejorar los resultados finales al aumentar los ingresos y reducir los costes, pero es necesario reservar un presupuesto para garantizar que los algoritmos y los modelos funcionan correctamente y se reconstruyen o reajustan a medida que cambian los factores macro y surgen nuevas fuentes de datos. Piense en la IA como si se tratara de un coche de carreras de Fórmula 1, que rinde mejor cuando su equipo de asistencia tiene una visión en tiempo real del estado del vehículo mientras recorre la pista.

 

La adopción generalizada de la IA en las empresas aún está en pañales. Los Consejos de Administración que no se adelanten a esta tendencia pagarán el precio de que su empresa pueda perder la carrera de resistencia más exigente: el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER