10 usos de la Inteligencia Artificial para hacer el bien
16 septiembre, 2020
Casos de uso de Data Science en Banca
21 septiembre, 2020

Es muy probable que los ‘atascos’ que a veces sufren las urgencias de los centros sanitarios, más allá de situaciones excepcionales como la que estamos viviendo, se reduzcan enormemente dentro de unos cuantos años.

¿Y eso? Pues porque los servicios médicos conectados serán una realidad, consecuencia, por un lado, de años sobrecargando un sistema sin suficientes profesionales médicos para atender un número creciente de ciudadanos y de mayor edad, y por otro gracias al rápido avance en tecnologías habilitadoras como la Inteligencia Artificial y Data Science.

La Inteligencia Artificial puede revelar patrones a través de la enorme cantidad de datos que pueden parecer sencillos o excesivamente complejos para que las personas reparen en ellos. Y lo hará gracias a esa ingente información acumulada durante años en registros médicos, dispositivos conectados… y cada vez más en datos no médicos.

Eso permitirá que, por primera vez, los sistemas de salud sean capaces de ofrecer una atención sanitaria verdaderamente proactiva y predictiva.

 

Cuidado predictivo de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial y el análisis predictivo nos ayudan a conocer más sobre que factores y hábitos de nuestra vida influyen en nuestra salud. Y no sólo sobre predecir cuándo podremos tener una gripe o sobre qué enfermedades podremos desarrollar en base a nuestra componente genética. También se utilizará la información de nuestros hábitos, nuestro trabajo, niveles de contaminación de nuestro entorno, si vivimos en una zona segura, si tenemos ingresos estables… o todo aquello que la OMS llama SDOH, ‘determinantes sociales de la salud’.

Esto permitirá que los sistemas de salud puedan anticiparse y avisar sobre el riesgo de desarrollar una enfermedad crónica y sugerir medidas preventivas antes de que ésta evolucione.

Sobre ello ya vemos importantes avances en, por ejemplo, diabetes, insuficiencia cardíaca congestiva y EPOC. Dolencias muy relacionadas por los SDOH, y que gracias a su control y medición están reduciendo su incidencia en la población.

 

Hospitales en red. Cuidados conectados

Además de los cuidados predictivos hay un importante avance relacionado con dónde se realizan esos cuidados.

Los hospitales dejarán de ser esos enormes edificios repletos de enfermos con diferentes dolencias. En el futuro éstos se centrarán en los enfermos más graves o que requieran complejos procedimientos y/o tratamientos. El resto serán derivados, supervisados y tratados en centros más pequeños, e incluso en el hogar gracias a la telemedicina.

Las diferentes ubicaciones estarán conectadas a la misma red, con unos centros de mando encargados de analizar los informes y datos clínicos con el fin de facilitar la toma de decisiones y, gracias a la Inteligencia Artificial poder detectar a pacientes con aumento de riesgo.

Al estar interconectados, esta red elimina los cuellos de botella del sistema y garantiza que los profesionales sean derivados a donde más se les necesite y los pacientes al lugar donde mejor puedan ser atendidos.

El pegamento que une esta red ya no es la localización. En su lugar, son las experiencias de las personas a las que sirve y esto nos lleva a…

 

Mejores experiencias para los pacientes y los profesionales

¿Por qué esto es importante? Pues en el caso de los pacientes, hay una influencia directa entre una buena experiencia y la mejoría de éstos. Para los profesionales sanitarios también es obvio, no hay más que ver la enorme presión y estrés a que están sometidos al tener que atender a tantos pacientes y con unos recursos que no siempre son los deseables.

En el futuro las redes sanitarias de predicción ayudarán, gracias a la IA, a reducir tiempos de espera, mejorar los flujos de trabajo y asumir una enorme carga administrativa. Algo que avalan las experiencias actuales en donde vemos un aumento de la confianza en la Inteligencia Artificial por parte de los médicos que la ven como una excelente aliada que les hace mejorar sus habilidades en áreas como la cirugía y el diagnóstico.

Además, al aprender de forma constante de cada paciente, de su diagnóstico, de los procedimientos que se le aplican… los resultados mejoran, la productividad de los médicos aumenta y su cansancio disminuye, mejorando en consecuencia la sostenibilidad financiera del sistema.

Si expandimos la red y conectamos comunidades enteras el resultado es una verdadera red de cuidados que mejora la salud y el bienestar basada en la prevención, y no en la curación, vitalicia.

Pero mientras todo esto llega, toca poner orden. Ya podemos ver sistemas inteligentes que son capaces de realizar ciertas tareas y empoderar las capacidades humanas. Inteligencia Artificial, Watson, capaz de detectar lesiones cancerosas viendo una imagen, analizar y cuantificar las notas que toman los médicos y gestionar y optimizar el flujo de pacientes en urgencias.

Dentro de los hospitales, el análisis predictivo ayuda a salvar vidas en las UCIs y fuera de éstos es utilizada para identificar grupos de riesgos que son derivados a pequeños centros de salud y que así no se colapsen los grandes hospitales.

Queda mucho por hacer y la solución no está en manos de unos cuantos, sino de todo el sistema. Gobierno central y autonómicos, sus respectivos servicios de salud, entidades privadas deben unirse y trabajar para garantizar que los sistemas basados en Inteligencia Artificial serán totalmente interoperables, transparentes y éticos, con especial privado al manejo de los datos personales de los pacientes.

Y tranquilidad, el objetivo de la Inteligencia Artificial no es reemplazar a los humanos, sino, como he ido dejando caer en varias ocasiones, mejorar y empoderar las capacidades humanas.

El corazón de la atención sanitaria conectada no es la tecnología, sino las personas: las personas que necesitan atención y las personas que trabajan sin descanso y con voluntad de servicio para dárnosla.

Si queréis poneros en contacto con nosotros, podéis hacerlo en info@kabel.es
También podéis seguirnos en Twitter, LinkedIn, Facebook

 

Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacion 

Compártelo: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER