Blog >

smart insurance

¿Qué es el Smart Insurance 4.0? La revolución de los datos


Uno de los sectores que más cambios está experimentando en la llamada Cuarta Revolución Industrial es el asegurador. El llamado Smart Insurance 4.0 es la viva prueba de ello. Incorpora todas estas nuevas tecnologías para cambiar el enfoque de sus productos.

También conocido como insurtech, este nuevo planteamiento aprovecha todos los beneficios del Big Data, la Inteligencia Artificial, la automatización y el Internet de las Cosas. Con estas nuevas herramientas se consigue, no solamente personalizar la oferta, sino también reducir costes.

El valor del dato en el Smart Insurance

El nacimiento del Smart Insurance 4.0 es el reflejo de la transformación digital que vive el sector asegurador. La gran ventaja con la que cuentan estas compañías a día de hoy son la gran cantidad de datos que poseen y la facilidad de procesarlos, analizarlos e interpretarlos. 

Esta información es un activo valioso para estas empresas. Permiten medir mejor los riesgos asociados a sus productos. Esto se traduce en precios más competitivos para sus clientes. Las pólizas están altamente personalizadas y solamente se incluyen las coberturas deseadas en el momento de su contratación.

Antes, el precio de los seguros se establecía siempre en base a modelos estadísticos tomando referencias de edad, sexo, lugar de residencia, etc. Ahora, es posible hacerlo con datos reales del usuario. Sin ir más lejos, existen aseguradoras que estudian los patrones de conducción de los tomadores y, en base a estos, calculan el importe de la póliza.

Un estudio realizado por Juniper Research sostiene que para 2023 las pólizas firmadas por las insurtech tendrán un valor de 400.000 millones de dólares. Un indicador de las cifras de negocio que ya están consiguiendo los seguros digitales.

Ventajas del Smart Insurance 4.0

La transformación digital en el sector asegurador está generando beneficios notables tanto para empresas como usuarios. Algunos de los más destacados son:

  • Prevención. La tecnología permite minimizar los riesgos en los activos cubiertos. Es posible usar sensores que detectan fugas de gas, dispositivos que detectan subidas de tensión, etc. Esto reduce la probabilidad de siniestro y, por consiguiente, el precio de los seguros inteligentes.
  • Valor añadido. El cliente percibe la propuesta de la aseguradora de forma más clara y continua. Se establecen nuevas relaciones entre las partes que hace aumentar el tiempo de vida del cliente al fidelizarlo más fácilmente. 
  • Personalización. Quizás el beneficio más destacable en el Smart Insurance 4.0. Gracias al Big Data y a la Inteligencia Artificial se predice el comportamiento de los clientes. Como consecuencia, se definen productos aseguradores más perfilados y adaptados a la realidad de cada usuario.
  • Tiempos más cortos. No solamente la firma de las pólizas se agiliza, también la resolución de problemas. Las reclamaciones se resuelven mucho más rápido que antes. El tomador queda mucho más satisfecho y las aseguradoras ahorran así en costes. 
  • Protección de datos. La ciberseguridad hace que la información sensible esté bajo custodia. Los fraudes se reducen gracias a las nuevas tecnologías y facilita el acceso a estos productos digitales.
  • Comodidad. Los usuarios pueden hacer todos los trámites a través de internet. En las insurtech, es posible hacer todas las gestiones con un smartphone. 

Combatir el fraude con tecnología 4.0

Los fraudes son una de las principales preocupaciones de las empresas del sector. No solamente impactan directamente en su cuenta de resultados, sino también en el coste de sus productos. Para compensar esta merma, están obligados a repercutirlo en el precio final.

Un estudio de Friss afirma que en un 18% de los partes al seguro hay, al menos un componente de fraude. Esto se traduce en pérdidas millonarias si se tiene en cuenta la dimensión de la industria.


La tecnología trae nuevos métodos de detección contra este tipo de estafas. Hasta ahora, lo más efectivo eran las técnicas periciales. A día de hoy, existen herramientas que ahorran tiempo y dinero a las compañías del sector.

Gracias al Big Data, en combinación con Inteligencia Artificial, es posible marcar partes sospechosos. Estos, más tarde, son estudiados por expertos que determinarán si son fraudulentos o no. La carga de trabajo de estos especialistas es mucho menor, al haberles sido filtrados solo aquellos informes que contenían elementos dudosos.

En estos nuevos entornos, es posible anticiparse al fraude. Los modelos predictivos juegan un papel fundamental en esta tarea y ahorran a estas compañías millones de euros al año. Las distintas Inteligencias Artificiales aprenden a detectar estos casos y perfeccionan su método cuantos más casos hayan abordado.


Las diferentes tecnologías usadas en las empresas dedicadas al Smart Insurance establecen pautas y coincidencias para apuntar a posibles casos de fraude. A su vez pueden estudiar casos concretos y establecer una probabilidad de que un parte en particular sea falso.

¿Qué tecnologías usa el Smart Insurance 4.0?

Las empresas aseguradoras se están valiendo de tecnologías para crear herramientas intuitivas y prácticas. Deben dar respuesta a un cliente cada vez más exigente. A la vez, mejoran sus procesos internos para poder responder con una inmediatez inaudita.

El Smart Insurance usa tecnologías 4.0 para conseguir sus objetivos. Esta transformación digital no sería posible sin estas. Las que más se están utilizando hasta el momento son las siguientes.

Internet de las Cosas (IoT)

Está teniendo especial incidencia en los seguros del hogar.  Las smart homes ya son una realidad y cada vez existen más soluciones digitalizadas para este ámbito. Un informe de Plume pone de manifiesto que en la Unión Europea existen, de media, 17 dispositivos conectados por vivienda.  

A su vez, estos dispositivos generan datos que aportan valor a las insurtech. Gracias a estos, se crean productos personalizados y se generan nuevas estrategias de negocio. El creciente número de objetos conectados a internet en el hogar, hace que se estén creando nuevas oportunidades continuamente.


Muchas compañías dedicadas al Smart Insurance ofrecen a sus clientes descuentos a cambio de compartir sus datos. Así, a cambio de ceder esta información, reciben una compensación.

Big Data

La información es poder. El sector asegurador no iba a ser menos. Toda persona, con sus acciones y de forma inconsciente, genera una serie de datos. A día de hoy, con la gran cantidad de dispositivos que los procesan y a la conexión a la red, es posible recopilarlos, analizarlos e interpretarlos mediante Big Data.

Esta tecnología permite a las aseguradoras crear patrones de comportamiento. Algo que ayuda a medir riesgos con más precisión, formulando categorías de clientes según sus características. Además, así, el fraude se reduce, ya que se pueden crear estrategias de prevención más fácilmente. 

Existen cuatro grandes tipos de datos que se procesan mediante esta tecnología en los seguros digitales:

  • Datos en movimiento. Información que se genera en tiempo real.
  • Datos en reposo. Información que todavía no se ha procesado y está preparada para ello.
  • Datos variados. Información proveniente de diversas fuentes externas. Blogs, redes sociales y sitios web ayudan a las insurtech a tener una visión de conjunto.
  • Datos dudosos. Información que genera ambigüedad. Es necesario establecer un plan de gestión de datos para verificar su veracidad. 

Inteligencia artificial

Otra de las tecnologías que más impacto está teniendo en el sector asegurador es la Inteligencia Artificial. Combinada con otras herramientas está teniendo grandes resultados para las empresas dedicadas a los seguros digitales.

La IA ha permitido automatizar procesos que consumían gran cantidad de recursos humanos. Procesos como las cotizaciones, renovaciones, partes de siniestros, etc. están siendo procesados de forma eficaz por esta tecnología. 

Además, los algoritmos de aprendizaje automático pueden ser enseñados para predecir comportamientos de los tomadores. Pueden cuantificar su tendencia al riesgo analizando datos generados por los usuarios o, incluso, establecer en qué medida tienden al fraude. Todo ello sin intervención de ningún empleado de la empresa de seguros digitales.

La Inteligencia Artificial también se está utilizando para acelerar el procesamiento de datos. La tecnología procesa trámites rutinarios y deja para la intervención de los humanos aquellos que necesitan de su investigación en profundidad.

Automatización

Es en gran medida la responsable del ahorro de costes que se está experimentando en seguros digitales. En este apartado hay que destacar la RPA (automatización de procesos robóticos), que, a través de instrucciones concretas, es capaz de realizar tareas específicas.

El caso más representativo es el de los chatbots. Estos asisten a los usuarios y dan respuesta a sus necesidades, en principio, sin intervención humana. Reducen el número de consultas y de operaciones que deben hacer los humanos. Con el consecuente ahorro de costes. 

La gran desventaja, a diferencia de la IA, es que no puede aprender. De ahí que ambas tecnologías se combinen frecuentemente para dar lugar a lo que se conoce como hiperespecialización

La transformación digital en el sector asegurador

La tecnología está siendo la gran aliada del sector asegurador en este momento. El proceso de transformación digital ha alcanzado ya velocidad de crucero y parece que el Smart Insurance ha llegado para quedarse. Las ventajas son numerosas, tanto para las empresas como para sus clientes. 


Los tiempos en los procesos se han acortado, los tomadores de pólizas perciben con más facilidad una propuesta de valor y los seguros cada vez están más personalizados. Todo esto hace que los costes para las insurtech sean más bajos y puedan ofrecer precios competitivos más fácilmente.

Publicación de Olga González García – Responsable Banca y Seguros en Kabel.

Suscríbete a nuestra newsletter para enterarte de las novedades más Geek

Newsletter Banner
RGPD

Contenido Relacionado